A TRAVÉS DEL JUEGO

Educando de Forma Simple

Cuando somos niños no diferenciamos entre jugar o aprender. Según mi experiencia, tras años de observación, me atrevo a decir que lo mismo sucede entre la realidad o jugar. Remarcar que esto es mi percepción según mi experiencia, reflexiones y conclusiones. Respeto totalmente las demás percepciones que otros compañeros de profesión puedan tener.

A través del juego conocemos la vida; quiénes somos, que tenemos, como aplicar lo que tenemos, donde vamos; desarrollamos la relación con uno mismo y lo que me rodea; nos desarrollamos de forma integral.

En mi sentir, este fenómeno tan positivo se da en el juego libre. Dentro del juego estructurado o dirigido, es más difícil conectar con las ventajas citadas anteriormente. Aún y así, sucede de distinta forma.

Aprendiendo a través del juego

CREENCIAS LIMITANTES VS JUGAR

Existen muchas creencias sobre el “acto de jugar “ de los niños, de los juegos que realizan, de la forma en que ejecutan el juego, y un largo etc.

“Existe la horrible creencia de que jugar es perder el tiempo”

Como adultos nos conviene revisar la forma en que hemos sido educados en esta área y lo más relevante sería tomar consciencia de los comentarios y actitudes que emitían hacia nosotros los adultos que nos rodeaban cuando jugábamos. Ya que esto nos creó una percepción sobre el tema que estamos tratando.

“Muchos de nosotros hemos sido enseñados, no acompañados”

Hemos sido enseñados a funcionar bajo un patrón, estadística o lo “que es normal”. Esta imposición o estructura nos ha sumergido en una mentalidad de adulto de forma prematura, dando lugar a una inmadurez emocional en aspectos de nuestra vida; tales como la compresión de la infancia, sus necesidades y desarrollo orgánico. Es por esta causa que existan un gran número de adultos que piensen que jugar es una pérdida de tiempo o que es solo para niños pequeños ( algunos consideran ya adultos a niños de entre 5 y 8 años ).

EXCESO DE ADULTO EN LOS ADULTOS

Exceso de adultos en los adultos

Transmitir que se ha normalizado una vida llena de estrés, falta de tiempo, exceso de compromisos o responsabilidades. Este suceso da paso a un adulto que no se permite disfrutar o tan solo en contadas ocasiones. Con esta actitud de vivir, tan frenéticamente ocupada, generamos creencias limitantes; tales como que jugar es una perdida de tiempo, haciendo referencia al artículo.

Mi sugerencia, como he dicho antes, es revisar las creencias que tenemos instaladas y ante todo… cuando nos dirigimos al niño, hacerlo desde el niño que observamos, no desde el adulto que somos.

NUESTRO COMPROMISO CON LA INFANCIA

Compromiso con la infancia

Nuestros niños están creciendo para ser adultos. En un plazo de algunos años su infancia será parte de un pasado que recordarán según hayan experimentando, vivido y sentido esa etapa de sus vidas.

¿Como te sientes tú al pensar sobre tu infancia? ¿Que te viene a la mente cuando viajas por el tiempo y revives esa etapa? ¿Como te ves a ti mismo siendo un niñ@?

Esta misma reflexión servirá para nuestros hijos cuando se conviertan en adultos como a nosotros nos ha ocurrido.

Con esto deseo transmitir la importancia de que liberar la infancia de creencias, juicios, criticas, etiquetas, estadísticas, y un largo etc, ¡es urgente!

Nuestro compromiso es permitir que cada niño crezca protegiendo su esencia. La diversidad que le pertenece es su tesoro para crecer con éxito y saludable. Acompañar a los niños desde su criterio propio; permitirles que ellos mismos encuentren las respuestas a sus inquietudes; darles el tiempo que necesiten para rectificar sus errores, basándose en sus propias experiencias. Y así podría enumerar una larga lista de actitudes que debemos tener con nuestros hijos, que se resumen en pocas palabras:

Aceptación, respeto, limites sin limitaciones y amor incondicional

JUGAR, EL ASPECTO MÁS IMPORTANTE PARA LA VIDA DEL NIÑO

Jugar, el aspecto mas importante

Las alarmas se nos tendrían que disparar en el momento en que nuestro hij@, deja de jugar libremente. La preocupación es cuando los niños pierden interés por el juego, no saben como jugar, o sus juegos se convierten en peleas constantes con otros.

Si por el contrario, tu hij@ juega sin parar, con variedad de juegos, se crea sus espacios e historias, abarca con grandes cantidades de materiales, los une, los desune… ¡Esto es un éxito! Y cuanto más tiempo lo haga, más exitosa será su vida, más saludable, afectiva y rica.

Nos encontramos en una situación donde a día de hoy, todavía permanecen excesivas creencias y metodologías educativas, donde los niños son sometidos a aprendizajes estructurados. Este cruel fenómeno se comienza a muy temprana edad. Niños a partir de dos años, “se dice, que los niños son como esponjas” ya están bajo sistemas estructurados para aprender a leer, escribir y acumular conocimientos; sin antes permitirles conocerse a si mismos, ni averiguar que es la vida; mucho menos de que forma vivir en plenitud.

Llega a ser tan terrible la situación, que solo disponen del “tiempo del recreo” para desarrollarse libremente. Por si fuera poco, este tiempo… es concreto, limitado y escaso.

JUEGO LIBRE, INTELIGENCIA INDEPENDIENTE

En el juego libre, el menor es quién determina a que jugar, de que forma jugar; si hacerlo solo o en compañía; los materiales que desea explorar. Esto hace que su confianza y seguridad se desarrolle, generándole autonomía e independencia.

Toda acción durante el juego libre le invita a tomar decisiones y autoresponsabilizarse. Así es que esta actividad tan maravillosa para los niños, se transforma en la herramienta de aprendizaje y desarrollo personal más potente, ya que le conecta con la relación entre él mismo y lo externo.

La inteligencia independiente es una actitud frente a la vida de éxito y gran autoestima. El autoconocimiento se transforma en la base donde el niño construirá su vida. ¡y de la mejor forma!

JUGANDO

BENEFICIOS DE JUGAR Y JUGAR

Los beneficios de jugar

El juego desarrolla distintas facetas necesarias para crecer. Entre ellas:

  • Desarrollo sensorial y mental: mediante su observación y análisis de la forma, textura, color, tamaño, temperatura, peso, sonido, sabor…
    Creará estrategias para lograr sus metas, utilizando el pensamiento para ir más allá y explorar.
  • Desarrollo de capacidades físicas: a través del movimiento que realiza en sus juegos, su coordinación psicomotriz, la motricidad fina y gruesa, la estructura de su cuerpo, la superación de sus limites físicos… Los niños se mueven según su percepción de la realidad; y esto es muy interesante observarlo para identificar como se sienten nuestros hijos.
  • Integración de los valores: decidir cooperar o compartir. Descubrirá el compañerismo y liderazgo de las situaciones. Se entregará a profundizar en sus sentimientos, tomar decisiones según su consciencia y aprendizaje.
  • Autoconocimiento: quién es en relación con lo que le rodea. Cuales son sus inquietudes, pensamientos y anhelos. Surcar el mapa de las emociones, reconocerlas y aplicarlas en orden.
  • Creatividad e imaginación: durante el juego libre se produce la oportunidad de experimentar con la creatividad e imaginación, liberando el pensamiento de limites e invitando al pequeño a superarse mediante sus recursos naturales.
  • Autoestima: el echo de ser independiente y autónomo hace que el infante resuelva sus conflictos con madurez emocional. Sentirse dueño de sus decisiones, pensamientos y sentimientos, genera seguridad ante la vida. Desarrollan una forma sana de vivir; llena de comprensión y motivaciones. Conocen como satisfacer sus necesidades de aprendizaje, afectivas y de desarrollo personal. Sin duda tienen muchas más herramientas positivas para desenvolverse en las situaciones cotidianas.

A PARTIR DE LOS DOS AÑOS DE EDAD

Entre los 18 meses y los dos años, comienza una nueva etapa de juegos. Una nueva forma de relacionarse y experimentar. Esta etapa está basada en las experiencias que haya vivido anteriormente. Pondrá en práctica su visión de la vida. Expresará mediante sus juegos, que piensa y siente de él y el entorno. Reproducirá sus vivencias del colegio, de la familia, de sus amistades, de todo lo que le rodea. Por decirlo de algún modo… imitará la realidad. Su realidad. La percepción que tiene de la realidad. De aquí la importancia de observar el juego de nuestros hijos. Conoceremos su interior.

A través de este juego simbólico, representará lo que ha vivido y lo que desean vivir.

Así es que el juego se transforma en la herramienta de comunicación, la cual nos cuentan sus secretos e inquietudes. Un mágico mundo donde crecer jugando y desarrollar sus talentos, capacidades y dones.

Gracias por leerme

Gracias por decidir amar a tus hijos incondicionalmente, dándoles la oportunidad de ser acompañados desde la educación consciente.

Te invito a participar en la formación gratuita online que imparto sobre el tema de este artículo.

Envíame mail a: educandodeformasimple@gmail.com

Puedes también visitar la cuenta de Instagram o Facebook de Educando de Forma simple:

Logo Facebook

Joanna Coronado, especialista en la orientación y análisis personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *