DICE QUE TODO ES SUYO.¡NO QUIERE COMPARTIR!

La intensidad del vínculo determinará que decidan compartir o no hacerlo.

Joanna Coronado

En su verdad, el niñ@, tiene razón. ¡Todo es suyo! ¿Sabes por qué? Porqué todo aquello que él ve en su exterior es fruto de su pensamiento, deseo, inspiración, creación y necesidad de aprendizaje.

En el momento en que un niñ@ toca, coge, observa, cualquier cosa, ya forma parte de su experiencia de vida; con lo cual piensa que le pertenece. Desde ese instante a construido pensamientos de «todo lo que va ha hacer» con eso para satisfacer sus necesidades de aprendizajes innatos.

El sentimiento de pertinencia, deseo de poseer y a su misma vez, no perder «la cosa», hace que le impulse a no compartir.

Si observamos de cerca estos conceptos, podremos sentir que el trabajo del desapego empieza bien temprano en nuestras vidas; a mi parecer desde el nacimiento. Experimentar el miedo a perder aquello que tomamos como nuestro, sin serlo, pero así lo percibe nuestra mente, estará presente en muchos instantes de nuestra vida.

Es muy elevada la responsabilidad que tenemos, los adultos, de acompañar a nuestros hij@s en este acto cotidiano y repetitivo del compartir. No solamente estamos tratando el «echo o acción de ceder una cosa al otro». Estamos sumergiéndonos en capas altamente profundas como el desapego y el miedo a perder, como habrás observado.

El punto clave de esta historia es si tu como adulto ya has superado el apego a las cosas y el miedo a perder. Te invito a reflexionar conmigo sobre esta intensa escucha con uno mism@.

Todo no se comparte

Juguetes
Juguetes

Entre el niñ@ y el objeto ( la cosa o personas) se genera un vínculo emocional más o menos intenso. Lo mismo te sucede a ti con tus cosas personales, tu casa, tu agenda, tu pareja, etc. La intensidad de esos vínculos determinará que decida compartir o no hacerlo.

No todo se comparte. Ni todo se comparte con todos de la misma forma. Será la intensidad del vínculo emocional con el sujeto a quien tenga de compartir su cosa, lo que determinará la acción.

Como adultos no compartimos todas nuestras cosas. De echo, aquellas que les tengamos un aprecio especial, es posible que no las compartamos con nadie. ¡Eso es mío! Diríamos; ¡Esto no lo comparto, es personal! Y expresiones similares para dar a entender que no lo vamos a ceder a otro.

¿Te imaginas dejando las llaves de tu casa a todas las personas que te pidan entrar dentro de tu casa? ¿Imaginas que todas esas personas tocaran como ellos quisieran las cosas de tu amado hogar? Pues estos estados emocionales son los que les sucede a los niñ@s y han de aprender a gestionar por su bienestar integral.

Respetar su opinión

Dialogo
Dialogo

Educar conscientemente implica la escucha activa de las decisiones, ideas, pensamientos, el conjunto de emociones y sentimientos del niñ@.

Cuando el niñ@ expresa que no desea compartir, nuestra función es respetar esa decisión y acompañar su proceso natural de maduración respecto a éste fenómeno del compartir.

Atendiendo con respeto a su opinión, dará frutos altamente productivos en el niñ@ y su entorno.

En mi experiencia los niñ@s que son respetados en su decisión de no compartir, acaban compartiendo más honestamente y frecuentemente que los que son obligados a compartir.

Compartir es el resultado de la madurez emocional.

El acto de compartir es el fruto de una empatía clara e integrada en el campo de comprensión del niñ@. Quiero decir con esto de que, la madurez emocional ante los valores humanos relacionados con el compartir: generosidad, humildad, amor, compañerismo, etc. Genera acciones de aceptar compartir con mayor fluidez y estado emocional óptimo.

A tener en cuenta

A tener en cuenta

Es necesario comprender ciertos aspectos antes de acompañar a nuestros hij@s :

  • Las edades del niñ@. Cada etapa es distinta y está diseñada para participar de forma diferente ante la acción de compartir.
  • La idea de que las cosas tienen dueñ@ y otras no, es difícil de entender antes de los 6 años. Esto se convierte en un reto para los niñ@s menores de esa edad, ya que están fuera del margen de madurez de comprensión.
  • No es lo mismo ofrecer o prestar que compartir. Son conceptos con acciones distintas y consecuencias diferentes.
  • Previo a compartir el niñ@ ha de experimentar y tener integrados: la autonomía e independencia, saber escuchar activamente, centrar su atención, reconocer las emociones propias y las de los otros, y por último, haber desarrollado la comunicación corporal y verbal.

Respeto su opinión. ¿Pero cómo hago para que se abra a compartir?

Sencillamente le vamos a ofrecer la oportunidad de tomar consciencia, es decir, de madurar.

Las situaciones de conflicto con el compartir son perfectos escenarios donde acompañar al niñ@ a experimentar los valores relacionados con el compartir.

Si bien respetamos su decisión , podemos utilizar esos momentos tan hermosos para que puedan percibir otras verdades a parte de la suya propia, que le ayudarán a reflexionar sobre la decisión de compartir. Abriendo su corazón al agradecimiento y generosidad, y su mente a otros pensamientos más allá de los suyos.

En el vídeo que te comparto a continuación te explico como puedes realizar esta propuesta. También te entrego herramientas de que hacer y que no hacer. Una complementación más concreta y amplia a los temas que has leído en este post.

A Través del Juego

Webinar indicado para ayudar a nuestros hij@s a gestionar sus emociones, y sentimientos.

Observando el juego que realizan los niños podemos intuir que necesidades emocionales tienen para así acompañarles a resolver sus conflictos personales con respeto a sus procesos personales.

Otorgar la posibilidad de hacerlos libres emocionalmente y romper con las dependencias emocionales que van generando a lo largo de su día a día.

Fomentar el autoestima, confianza y seguridad que les permite vivir en plena felicidad y responsabilidad.

¿Quieres profundizar en el tema? ¡Nos vemos dentro del webinar!

A través del juego
A través del juego

Te invito a dejar comentarios debajo de este artículo sobre tu percepción. Y recuerda compartir para expandir consciencia. ¡Infinitas gracias! Nos leemos en el próximo artículo.

8 comentarios de “DICE QUE TODO ES SUYO.¡NO QUIERE COMPARTIR!

  1. Jordi dice:

    Bones joana!! He estat llegint el article!! Tens tota la raó!! És més crec que els que són pares són els primers que han de donar exemple als fills, són ells els pares el que han de ensenyar educar i compartir. Els fills descubren sols tot lo que has explicat però al final també els pares són la part fonamental perquè els fills surtin de una forma o un altre!! És molt interessant el que expliques i segur que servirà a la gent que té fills i els mateixos pares a saber lo important que es compartir educar i ensenyar.

    Jordi 🙂

  2. Juan jose romero jimenez dice:

    Excelentes reflexiones sobre el concepto de la propiedad. Desde la imadurez de un niño y real como la vida misma. Gracias por tus consejos Joana Coronado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *