ME PREOCUPA QUE MIS HIJOS SEAN FELICES

Esta es la mayor respuesta que recibo de las familias 💚 que acuden a mi consulta y formaciones, cuando les pregunto:

¿Que es lo que mas deseas para tus hijos?

Hacemos lo que está a nuestro alcance para que nuestros hijos sean felices. ¿Lo logramos? ¿No lo logramos? Aquí es donde a una gran cantidad de padres nos surgen las dudas. Ya que en ocasiones nuestros hijos hacen acciones o tienen maneras de actuar que las interpretamos como que no son felices. Automáticamente nos cuestionamos si estamos haciendo bien o mal nuestra labor como padres.

Entonces, ¿Son felices nuestros hijos?

Me atrevo a decir que antes de esto va preguntarnos si 👉 nosotros como adultos somos o estamos felices. 👈

Nuestros hijos, en gran parte son el reflejo de nosotros mismos. Obvio y relevante que nuestros hijos tienen su forma de percibir el mundo y esto es lo que determina la felicidad.

La felicidad es un estilo de vida basado en un estado de aceptación, flexibilidad y respeto.

Joanna Coronado
  • ¿Cuanto te aceptas, aceptas a otros y aceptas situaciones?
  • ¿Cual flexible eres contigo mismo, con los otros y la vida?
  • ¿Respetas siempre tu voz interna?¿La escuchas y la atiendes?
  • ¿Respetas a los otros aún y no compartiendo sus modelos de vida?

Nuestros hijos son tan felices como nosotros les mostramos a que lo sean.

Aprendemos a ser felices

La felicidad es una mirada abierta ante la vida, contemplativa y observadora. Una de mis sugerencias 💙 a las familias que acuden en busca de orientación sobre el tema de este artículo, es la siguiente:

  • No enseñes nada a tu hijo, deja que sea él quién decida que aprender
  • Edúcale para mirar desde su calma y ver
  • Acompáñale a mantenerse gratamente sorprendido ante lo que no puede controlar
  • Muéstrale como observar lo que sucede sin juicio, respetando y aceptando lo que es… sin más.

Aquí habrás sembrado la semilla de la felicidad, 🌳un estilo de vida basado en el amor y respeto, la calma y el bienestar.

Y AQUÍ ES DONDE CRECERÁ LA FELICIDAD

La felicidad es simple no necesita tener todo

Cabe el error de pensar que nuestros hijos son más felices si les damos todo lo que piden, ya sean temas materiales como atenciones extraemocionales. Y te argumento esto:

Dada mi forma de vida, lo más consciente que puedo, educo a mis hijos conscientemente. ¿Qué quiere decir esto?

Que los atiendo desde su propia mirada, desde su percepción de la vida, con lo cual desde lo que ellos interpretan como felicidad. No lo que yo interpreto como felicidad, 🌷 que es muy distinto.

No es lo mismo ser feliz que estar feliz. Puedo ser feliz estando infeliz. Puedo ser infeliz estando feliz.

Joanna Coronado

Con esto quiero transmitir que la felicidad es oscilante y según nuestros deseos se intensifica más o menos. Nuestros hijos se mueven por deseos, o así debería de ser. Esto enciende la llama del aprendizaje innato a través de sus talentos.

“María 👧 hoy recibió un regalo de su tía Anna. ¡Que contenta andaba María con su nueva muñeca! Su cara dibujaba una gran sonrisa, se la veía entusiasmada y motivada. Yolanda, su mamá, respiraba por momentos felicidad al ver a su pequeña de cinco años sonriendo, tras lo ocurrido.

María llevaba un largo tiempo 💔 triste y decaída, su padre falleció y esto afecto al estado anímico de María. Su mamá en busca de la felicidad de su hija le entregó todo lo que estaba a su alcance, pero nada parecía funcionar. María estaba triste y además empezaba a tener conductas caprichosas y de insatisfacción. Pero hoy María sonreía. Su tía Anna le había devuelto la felicidad, pensó Yolanda.

Pasearon toda la tarde y descansaron toda la noche junto a su nueva muñeca. Al despertar, la mamá sonriente fue a visitar a su feliz hija. María estaba llorando al pie de la cama. La muñeca estaba sobre la cama, rozando su manita.

-Mamá ya no quiero la muñeca, yo quiero a mi papá 🖤”

La felicidad de nuestros hijos se basa en que les entreguemos las herramientas para comprender la vida y superarse. No está en darles toda la atención exclusiva, ni en satisfacer todo lo que piden.

La vida es un mundo real expuesto a situaciones difíciles y fáciles. Conocer cómo navegar por ellas con éxito nos dota de una actitud de felicidad aún y que las situaciones no lo sean tanto.

Ser padres no significa ser esclavos de tus hijos

SER PADRES NO SIGNIFICA SER ESCLAVOS

Una fórmula infalible de averiguar si nuestros hijos son felices es preguntándoles:

  • ¿Que es para ti la felicidad?
  • ¿Que piensas tu de esto?
  • ¿Esto que estás haciendo te gusta?
  • ¿Como ves tu dibujo? ¿Te sientes bien con él?
  • ¿Te gusta lo que te han dicho?
  • ¿Como crees tu que podrías estar más content@?

Puedes seguir la lista. La dirección es hacer que se exprese según su percepción y no ponerla en juicio, sino aceptar su visión de las cosas, tal cual las siente en ese momento.

¡GRACIAS! Acepto muy agradecida tus comentarios debajo de este artículo 💜

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *