ME SIENTO CULPABLE, ¿QUE HAGO?

En ocasiones nos atrapa “lo vivido”, quiero decir con esto que:

  • Nuestros actos tienen consecuencias, ya sean en el momento o en el tiempo.
  • Estas consecuencias conllevan resultados, ya sean más de nuestro agradado o menos.
  • Los resultados que nos gustan, no nos causan grandes problemas.
  • Aquellos que no nos gustan, son diferentes, estos nos causan emociones y sensaciones poco agradables, entre ellas, la culpa.

La culpa no me deja tranquil@

¡Y así es, tal cual!. La culpa es una moscarda susurrándote en la cabeza e infectándote los pensamientos, uno a uno.

Y es que, avanzar con tal lastre se convierte en una carrera donde por mucho que corras, no llegas nunca.

Y ESTO DESMORALIZA NOTABLEMENTE

Es prácticamente imposible estar tranquil@ si existen pensamientos que nos rallan o nos provocan nerviosismo o intranquilidad. Antes hay que deshacernos de esos pensamientos, para estar en paz.

Mi pasado me atormenta

Hombre arrastrando un enorme peso
Arrastrar culpa se hace cuesta arriba

Nuestro pasado es el hábitat donde la culpa se siente crecer y poderosa. Llego a la conclusión de que la culpa se instala en momentos pasados porque nos resulta imposible cambiarlo. De esta forma entramos en sentimientos de remordimiento y en pensamientos de:

  • Lo tendría de haber hecho de otra forma.
  • No debería haber ido.
  • Si hubiese hecho las cosas bien…
  • Si hubiese hablado antes con ella…
  • No tendrá de haber perdido el tiempo.
  • y un largo etc… inagotable.

Pero atent@, que no podamos cambiar el pasado, no significa que no podamos rectificarlo, transformarlo y liberarnos de la culpa.

Vivir el presente y ser consciente de ello es el lugar donde nos liberamos del molesto sentimiento de culpabilidad.

La culpa se excusa entre motivos

Me refiero que detrás de la culpa siempre aparece un motivo que la causa:

  • Me siento culpable porque le hablé mal
  • Me siento culpable porque debería de haber pensado más en mi
  • Me siento culpable porque nunca le dije lo que sentía de verdad
  • Me siento culpable por castigar a mi hijo
  • Me siento culpable porque no se si estoy haciendo bien las cosas
  • Me siento culpable porque por mi culpa le pasó esa desgracia
  • Nuevamente la lista se hace interminable…

Si nos dejamos llevar por la moscarda susurradora, se nos llenará la cabeza de

PORQUÉS

?
La inseguridad de los porqués

Aburridos, incesantes, interminable, agotadores… ¿sigo? ¿te suenan estas situaciones de comidas de cabeza?

Dejemos por un momento de lado los porqués y los motivos. Cojamos una nueva visión del sentimiento de culpa. ¡Voy!, pon atención que esto es genial y transformador, pero antes… lee esto.

LA CULPA NO EXISTE

¡¡OHHHH!! ¡¡Que dices, Joanna!! ¿Que la culpa no existe?

Eso mismo querid@ compañer@ de lectura, LA CULPA NO EXISTE, y voy a debatir mi criterio sobre esto, basado en mi experiencia personal.

“La culpa me atrapaba, poseía mi presente y no me permitía ver con claridad. A más de esto, me llevaba a emociones de tristeza, rabia, desesperación y desmoralización. ¡Esto tenía de cambiar! ¡vivir así es muy pesado e infeliz!.

Así que obté por retar la culpa. Todo es un aprendizaje, pues entonces, veamos que nos enseña este sentimiento y miremos de que forma podemos transformar los motivos que me despiertan culpabilidad.”

Cambié los porqués por los “para que”

Este cambio tan sencillo, una palabra, una simple palabra… ¡Cambió mi vida 100*100! De tal forma que comprendí y sentí que la culpa no existe.

LO QUE EXISTE ES TOMAR RESPONSABILIDAD DE LAS CONSECUENCIAS DE LAS DECISIONES QUE TOMAMOS.

Esta simple comprensión libera el sentimiento de culpa. Entras en contacto con la abundancia que existe dentro de ti. Destapas la sabiduría que te pertenece. Elevas tu consciencia al máximo.

Observa la fotografía y déjate sentir:

Los PARA QUE
Pequeños ejemplos de los PARA QUE

Gracias por leer a través de estas letras mi experiencia de vida. Gracias por aceptarme unos minutos en tu vida. Gracias por pemitirme mostrarme ante ti de forma transparente.

Deseo que haya impulsado a seguir tu corazón hasta el final.

Agradezco que dejes tus comentarios escritos, me ayudas a avanzar y seguir compartiendo.

8 comentarios de “ME SIENTO CULPABLE, ¿QUE HAGO?

  1. Lorena almonacid dice:

    Que buena reflexión de la realidad , porque realmente eso es lo que pasa, uno.se siente culpable de las cosas que ha hecho en diferentes circunstancias y ocasiones y vive con eso y de repente aparecen las culpas .

    • Joanna Coronado dice:

      Sí Lorena, vamos generando acciones y acciones sin tomar 💯 *💯 la responsabilidad de las consecuencias de esas decisiones.
      Un día despiertas y tienes remordimientos o sensaciones de culpa, por acciones del pasado.
      👉 Y esto se resuelve tomando acción sobre las consecuencias y resolviéndolas. 💚
      Gracias Lorena 💓

      • Miguel Varela dice:

        Gracias demasiado importante para mí cambiar el enfoque de semtirme con culpa. Se que me ayudara mucho trabajaré en esto.

        • Joanna Coronado dice:

          Cambiar el enfoque consiste en crear el hábito una y otra vez, hasta que se instala de forma mecanizada. De la misma forma que se nos instalan hábitos no saludables, podemos hacer la inversa. ¡Y ES MUCHO MÁS GRATIFICANTE!

  2. Miriam Galván dice:

    Nos encontramos tanto Ben el pasado que en mi caso creo que esto es lo que más me altera el no encontrar una explicación y llenarme de porque? Gracias x compartir esto te ayuda a darte cuenta de muchas cosas

    • Joanna Coronado dice:

      Hola Miriam, muchas gracias por abrir tu sinceridad y escribirla. Cierto que aquello que nos incomoda nos llena de porqués, llevándonos a los laberintos de la mente sin respuestas concretas y agobiantes. Al utilizar el para que, las respuestas se acotan y tenemos más concreción. De esta forma saciamos antes la necesidad de obtener un sentido a lo ocurrido y la calma llega antes. Un abrazo grandote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *